Saltar al contenido

Oración de Protección para los Hijos

Para nosotros los padres, nuestros hijos son lo más importante y siempre queremos que estén bien, que nada malo les suceda y queremos tenerlos bajo nuestra protección, pero no siempre podemos protegerlos, por esa razón te traemos la oración de protección para nuestros hijos, para que Dios los proteja siempre y que nunca los desampare.

Oración por Nuestros Hijos

Esta es una hermosa oración y muy poderosa, pero te recomendamos que la reces todos los días, lo puedes hacer por las mañanas al despertar o por las noches antes de ir a la cama.

Oración por los Hijos

Bendito y amoroso Jesús, lleno de ternura y sencillez, grandes son tus maravillas y tus prodigios, muchas gracias por siempre estar conmigo y nunca abandonarme, mil gracias porque aunque a veces no te sienta yo sé que tú nunca me abandonas, mi amoroso y hermoso Jesús, me arrepiento de todos mis errores y faltas hechas contra ti y contra mi prójimo, confío en tu infinita e inagotable misericordia.

Mi amado Jesús, te pido por mis hijos, hoy vengo ante ti implorando tu bondad, para que siempre los protejas de todo mal, hoy invoco tu nombre y tu sangre preciosa sobre sus vidas y sobre sus caminos, sobre sus planes y sus pensamientos , para que todo lo que ellos hagan sea de acuerdo a tu voluntad, no dejes que se alejen de tus benditas manos, no los sueltes mi bello Jesús, nunca dejes que se desvíen por las sendas del mal, nunca te olvides de ellos, aunque ellos se olviden de ti.

Mi adorado Señor, que sabes muy bien lo que es ser padre, pues tu eres nuestro padre y sufres cuando un hijo tuyo se va de tu presencia, mi precioso Jesús, te pido que cuides a mis hijos, a donde quiera que vayan, especialmente cuando andan en lugares que no deben de ir, cuando están con personas que no deben de estar, cuídalos y protégelos cuando el enemigo los aceche, líbralos de todo mal, si algún día llegan a estar en problemas, manda tus ángeles en su ayuda y cúbrelos con tu mano protectora, socórrelos de todo peligro.

Te agradezco, mi adorado Jesús, porque siempre llevas en la palma de tu mano a mis hijos y gracias por cuidarlos en cada momento, Jesús, en ti confío, te pido Jesús, que bendigas a mis hijos, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo.

Amén.